¿QUÉ HEMOS UTILIZADO ANTES DE LOS SILBATOS ELECTRÓNICOS?

Desde nuestros ancestrales PUTUTOS, pasando por los SILBATOS DE ARCILLA Y AGUA, se ha recorrido un camino muy interesante que nos trae hasta el actual SILBATO ELECTRÓNICO.
El silbato es un instrumento de UNA SOLA NOTA cuyo sonido se produce al soplar en la boquilla.
Cuando el aire se topa con un borde ranurado (fipple) genera una vibración que junto con la caja de resonancia produce el sonido que necesitamos.

El uso tradicional de silbatos era para crear sonido, a menudo ceremonial. Sin embargo, en los tiempos modernos han evolucionado junto con la civilización para servir a todo tipo de propósitos diferentes, incluida la seguridad y la comunicación. ¡Los hemos visto evolucionar del simple silbato de «guisante» a los silbatos de fútbol electrónico que se pueden escuchar a largas distancias!

Hacer sonar silbatos ha sido parte del fútbol desde el primer partido. Era una forma importante de controlar el juego y mantener el orden en el campo, hasta que se inventaron los silbatos electrónicos.

El mayor aporte de los silbatos es que pueden ser escuchados en largas distancias. Por ello han servido también como medio de comunicación, prevención y rescatismo. Es así que se usan en la industria indicando el inicio y finalización de las jornadas de trabajo; en los ferrocarriles avisando que se iniciará el recorrido, como supervivencia en zonas agrestes etc. También es utilizado por la policía de tránsito, por los agentes de seguridad.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *